Esta semana vinieron a compartir un desayuno muy especial, Dani con sus hijas Luli y Sofi. Nos dieron una gran sorpresa, le donaron a Fundación IDEL, una nueva máquina para poder producir mayor cantidad de bolsas y de esta manera generar más puestos de trabajo para personas con discapacidad.

El proceso de elaboración de bolsas, desde la recepción del mail de pedidos, la elaboración del producto, el control de stock, el armado de paquetes, el control de calidad, el armado de pedidos y la entrega está a cargo de personas con discapacidad.

Es un orgullo ver como algunos trabajadores con mayor experiencia capacitan a sus propios compañeros.

Fue un verdadero placer recibir a la familia Bekenstein, que recorran las diferentes áreas del taller, se interesen por los trabajos que estábamos realizando y compartan una mañana con nosotros.

Gracias de todo corazón por su generosidad!
Estamos convencidos que este tipo de iniciativas nos alientan a poner nuestro granito de arena para que la sociedad tenga una mirada inclusiva.

Volver a novedades